free hit counter
Manda tus videos y fotos amateur a: material@gaysenvenezuela.com

28
Nov

Sitio 100% latino 100% gay lleno de vídeos latinos

Panas, este sitio es de los mejores en la red, se los recomendamos puro material exclusivo

AQUI LO TIENEN

18
Ago

Desde Cumaná… rico y buen relato

Hola.. saludos desde Cumaná-EDO Sucre.
Mi relato comienza asi, me llamo andres (nombre ficticio), soy de piel blanca estatura normal delagdo con buenas nalgas, tengo 26 años, trabajo en una empreasa procesadora de pescado en cumaná; la cual tiene mucho que ver con lo sucedido, este es el primer relato de muchos que contare y me anime al ya leer muchos acá.

En la empresa Trabajamos con distintos productos marinos para exportación, el dia lunes 14/08/17 era el dia en que se iban a llevar a otro lugar la mercancia que se procedia a exportar ese dia conozco a JOSE uno de los encargados de cargar las cajas que se iban a enviar; el es moreno, delgado muy simpatico, chinito , con barba y unos labios uufff matadores jejeje, un dilecto un poco malandroso pero igual lo hacia ver super sexy y muy macho que me excitaba al punto de no quitarle la mirada de su entrepierna, paso ese dia y no pudieron llevarse todo el producto ya que eran muchas cajas.

El dia siguiente 15/08/17 (MARTES), proceden a regresar para buscar el restante de la mercancia, ese dia al igual que el pasado entablao una conversación breve con JOSE al igual que con el resto de los descargadores; pero a JOSE le presto mas atención ya pasadas la horas empieza hacer mucho calor lo cual es ahbitual en cumaná y el empieza a sudar eso me volvia mas loco aun de verlo sudar se veia sexy, estaba tan excitado que queria practicarle sexo oral ahi frente a todos pero me dije que tarde o temprano lo haria, ya acercandose la hora de terminar todo me dispongo a pedirle el numero a JOSE lo cual accedio a darmelo sin ningun problema a lo que me dije listo ya cayo.

Pasaron los dias, y nos escribiamos claro cuidando de que la mujer no llegase a encontrar algun msj que le escribia, todo con cautela pensando en querer tirarme a ese macho; en esos dias cuadramos para vernos el sabado 19/08/17 el dia en que concretamos la salida con aquel descargador sexy que me tenia loco y con ganas de hacer muchas cosas ricas y excitantes; nos citamos frente al TEATRO LUIS MARIANO RIVERA de la ciudad, hay estaba el obediente descargador esperando con ancias al igual o mas que las mias de hacer todo lo que antes habiamos hablado, llegue lo salude y nos dispusimos a caminar un rato mientras pensabamos a donde ibamos para consumar lo antes mecionado al cabo de los minutos decidimos ir a un motel a las cercanias del parque Ayacucho llamado Casa Blanca, cuando entramos a la habitación yo nervioso y ansioso por lo que iba a pasar me siento aun lado de la cama y me quedo viendo a JOSE a lo que pregunta:

JOSE: pasa algo?
ANDRES: No para nada, solo estoy un poco nervioso y asustado.
JOSE: No te preocupes que aca pasara lo mismo que ya hemos hablado y creo que eso te gustara mucho.
ANDRES: De eso no tengo la mas minima duda.
JOSE: Entonces relajate que vinimos a disfrutar y pasarla bien rico.

Yo me dispongo a darme un baño ára estar ma fresco para mi descargador sexy, a lo cual al salir del baño, JOSE tambien se dispone a tomar un baño, aunque lo unico que me importaba era tener a ese macho junto a mi y que me hiciera suyo. Al estar ya los dos desnudos juntos le veo el pene a JOSE no era muy grande (16cm9 pero fibroso y un poco grueso como me lo habia imaginado con la cabeza rosadita y el pene moreno (tengo mucha debilidad y fascinación con las personas de piel oscura); yo iba a empezar ya hacerle sexo oral como es hetero no pense ni en la mas minima posibilidad de besarlo, cuando bajo hasta su pene el me toma de los hombros y me dice.

JOSE: Estas apurado?
ANDRES: No, solo que como eres hetero, iba directamento a ya tu sabes.

pero me sorprendio al decirme:

JOSE: Y eso que tiene que ver?
ANDRES: Me quede callado y asentue con los hombros que no sabia.

Pues agarro y me dio un beso de lengua que me dejo sin respiración y me dijo:

JOSE: Tu tambien me gustaste desde que te vi, cada vez que tenia chance te miraba las nalgas y me decia tenian que ser mias.
ANDRES: Lo cual yo solo sonrei para dar confirmación, y le dije pues esta es la oportunidad y espero no la desaproveches.
JOSE: Jamas ya que estoy aqui te dare guebo hasta en la cedula.

Pues me dispuse a mamar ese rico y fibroso pene que la naturaleza y dios habian puesta en frente mio en bandeja de oro, lo chupaba con mucha pasión, y chupaba fuerte su cabeza y el solo gemia de placer y decia: !! ASI ES QUE RICO, LO CHUPAS MEJOR QUE MI MUJER!! al escuchar eso puse mas empeño en el trabajo y me lo metia compelto hasta la garganta en reiteradas opostunidades y como no era muy grande encajaba perfectamente, cuando lo hacia veia a JOSE morderse los labios y apretar con sus manos en la cama como simbolo de que le estaba gustando, dispongo a lamer y chupar sus bolas duritas rasuraditas y bien ricas como si fuesen unos caramelos me las metia toda en la boca, llegue al punto de arriesgarme y pasar mi lengua cerca de su ano; lo cual asintio y me dijo que se sentia bien y que le chupara el ano a lo que me pregunte internamente:
ANDRES: A Dios pues, ahora este me va a salir con que es pasivo y quiere que lo penetre a el?

Pues mi pensamiento fue en vano, luego de darle la mejor mamada que pude porque eso me lo dijo que nadie pero nadie sle habia mamada el guebo asi que pareciera un profesional, luego de eso me dice pues ahora se llego mi turno de hacerte disfrutar a lo que me dice:
JOSE: Ponte en posicion de perrito
Lo cual lo hago, obedeciendo a mi macho que me iba hacer completamente suyo; pongo mi trasero levantado a toda su disposicion para que haga con el lo que mejor le parezca, cuado siento algo humedo recorriendo mis nalgas, mordiendo y dandome de nalgadas (es algo que me excita un poco de sadomasoquismo pero no al llegar al extremo), luego siento algo que pasa por mi ano haciendome estallar mas de excitación y sintiendo corrientasos que recorrian mi cuerpo por completo, era su lengua que recorria por todos lados y me daba el mejor beso negro que me hayan practicado; al poco rato le digo insitentemente que lo quiero sentir dentro de mi, pero tenia que meterlo al principio poco a poco porque soy muy estrecho, me dispongo a buscar en mi bolso un condon y crema para hacer todo menos doloroso el principio de la penetración, antes de ponerle el condon le di otra mamada rica que lo hice gemir y sentir en mi lengua ese rico sabor al liquido preseminal dulce y aguadito, JOSE se dispone a colocarse el condon mientras yo me pongo como perrito deseoso de su trozo de carne fibrosa,
ANDRES: Le digo a jose ya sabes poco a poco porque soy estrecho.
JOSE: Claro vale no te preocupes no soy loco.

Pues crei en las palabras que me decia mi macho, siento que me pone el pene en la puerta del ano me toma d ela cintura con ambas manos y de un solo golpe me la metio toda, sentia que algo por dentro se me desgarraba del dolor pero al mismo tiempo se sentia rico ese dolor formaba parte de la excitación de quel momento estuvo un rato quieto esperando que mi ano se amoldara a su pene, y despues empezo a taladrarme el ano como un animal me daba duro y mas duro cuando yo se lo pedia a gritos que me lo metiera todo, escuchaba y sentia su pelvis cuando chocaban con mis nalgas, Jose me daba de nalgadas y me decia:

JOSE: Eso es perrtota asi te queria tener dandote rico y biend duro, que me pidieras mas y mas.
ANDRES: Si papi dame mas y mas quiero que me des duro duro duro.

Estuvimos asi un buen rato y decidimos cambiar de posicion, a pollito en brazas, JOSE se puso mis piernas en sus hombros y mi culo quedo a su disposicion obsoluta y me la metio de una y me sigui dando de lo mas rico ese moreno de pene fibroso tiraba como los dioses como si el mundo se fuese a acabar al cabo de los 15 minutos, me dice.

JOSE: Voy a acabar, donde quieres que te la heche?
ANDRES: Papi donde tu quieras

JOSE se quita el condon, y me la hecha encima de mi pene y fue tanta la leche que salio rica y espesa que llego hasta mi pecho, mi macho me hizo sentir como en la gloria; JOSE luego se dispuso a masturbarme y recibir mi semen en su boca para luego darme un rico beso con mi semen, nunca lo habia hecho pero me parecio exctante y delicioso probar mi propio semen, luego nos dimos unbaño juntos bien rico acariciando nuestros cuarpos y besandonos.. ESPERO LE HAYA GUSTADO MI RELATO, DEJAN SUS COMENTARIOS, CORREOS, NUMEROS DE TLF PARA VIVIR EXPERIENCIAS ROCAS, SI SON DE CUMANA MEJOR.. BESOS

17
Ago

Más material de Ccs, si rondas los 22 años… tienes que ver ésto…

yorvyz de 22, llega a la página con estas fotos y si eres así de joven… qué estás esperando… dice lo siguiente:

“Tengo 22 años bis soy de caracas quisiera alguien cercano a mi edad mi wthsapp es +584120108217”

Gracias por compartir mi buen. Sigue enviando material a esta dirección: material@gaysenvenezuela.com

gays venezuela

gays venezuela

gays venezuela

17
Ago

Varon, agradable de la zona de Caracas y además… ¡Vertsátil!

Alex, quien no se ve por dónde… porque la tiene de monstruooo. Dice:

“Hola panas aqui chamo serio, varon y agradable. De la zona de Caracas Versatil, si quieres contactar deja whatsapp, skype o escribeme al correo eladrino@hotmail.com. Saludos

Gracias chamo por compartir tremendote aporte, sigue enviando a esta dirección: material@gaysenvenezuela.com

17
Ago

Un oso polar, un lobo y yo…

De cómo el despecho de mi vecino, lo bueno que estaba su compadre y mucho aguardiente, se combinaron para poder hacer lo que hice…

Los saludos desde Maracay, Venezuela, lo que les voy a contar paso hace unos años, cuando al vecino del frente lo abandono la mujer, que al graduarse en la universidad de enfermera, se fue con un compañero de estudio, abandonado al vecino. Este se dedicó a beber con un compadre, casi todo los fines de semana. Él, es un lobo flaco, de 44 años, feo de cara pero de buen cuerpo, el compadre un oso polar de 55 años, muy varonil, con un culo redondito, al igual que muchas redondeces de su cuerpo, Yo, Gordo pero no en exceso, 42 años en ese entonces y emparentado.

Un fin de semana me quede solo en la casa y con ganas de portarme mal, pero andaba corto de plata, así que me estaba resignado a quedarme tranquilo y ver televisión hasta quedarme dormido. Como a las 11 de la noche escucho un escándalo y me asomo, era mi vecino que venía muy tomado y abrazado del compadre que andaba igual de ebrio, ambos venían cantando y caminado tambaleándose de la rasca, por toda la vereda donde vivimos, como nuestras casas son las ultimas de la vereda, Salí a ayudarlos a entra a su casa, y al agarrar a mi vecino, no sé qué fue lo que me disparo el morbo pero, del tiro se me paro y lo lleve cargado hasta la sala de su casa, quedando el compadre parado en la ventana de mi casa que no había que hacer para entra a la casa, asuman como serian sus rascas, al ayudar al oso, más morbo me dio y no dude en abrazarlo, y el olor a macho ebrio me puso loco de morbo.

Una vez en la casa, se me ocurrió darles más licor para que se quedaran dormidos y poder desnudarlos para verlos como vinieron al mundo, y como le di unos tragos de ron y habían bebido cerveza, poco a poco se fueron quedando dormido, claro que como me fue posible, mientras estaba despierto, los hice llegar al cuarto y al noquearse por el alcohol, no tarde en quitarle toda la ropa a ambos, tenía miedo al principio, pero las ganas de tener a esos macho sin ropa, era mayor que cualquier cosa.

Al desnudar al vecino, vi que lo tenía parado, una herramienta como de 18 cms, y una bolas grandes, se los agarre y se lo pajie un rato y este solo se movía y balbuceaba algunas cosas pero su rasca era tal que ni hablaba, se le fue durmiendo a medida que se quedó súper rendido, eso me llevo a explorarle la rajita del culo y me topé con su agujerito, y se lo empecé a tantear y lo tenía calientico, lo que me hizo desnudarme y buscar en las gavetas de la mesa de noche y me conseguí una crema medica llamada bacitracina, y le empecé a untar por la pepita del culo, y pasarle el dedo, poco a poco hasta que le empecé a meter el dedo poco a poco, hasta que de uno pase a dos y lo masajeaba, y este solo se movía pero volvía a quedarse quieto, se notaba que era un culito cerrado, como pude lo puse boca abajo y le abrí las piernas, me puse crema y le puse la cabecita en la entrada he hice presión, con ayuda de la crema la cabeza entro y me quede quieto, él se movía pero no podía hacer nada por la rasca, luego se lo fui metiéndolo poco a poco hasta que mis bolas tocaron las de él, me le acosté encima un rato hasta que él se quedó quieto y empecé el bombeo poco a poco, él quería reaccionar pero no podía por lo ebrio que estaba.

Lo que menos esperaba yo ese sábado en la noche, era hacer lo que estaba haciendo, cogiéndome a mi vecino hetero y disfrutando de cogerme a un macho, no me importaba nada, le mordía el cuello, le decía cosas al oído y seguía embistiéndolo hasta que pasaron como unos 10 minutos o menos, en realidad no sé, le acabe adentro, seguía envistiendo para sacar hasta el último vestigio de leche de mis bolas. Se lo saque y me di cuenta que era un culito virgen, tenía algo de sangre en mi herramienta. Me fui a lavar y me puse a pensar, cuando me lavaba, pensé: “si me comí al lobo, por qué no comerme al oso”, y me voy de nuevo al cuarto y veo al oso que roncaba al igual que el vecino.

El oso lo tenía chiquito y me dio morbo y se lo empecé a mamar, por más que se lo mame, el oso no dejo de roncar y no se le paró, eso me dio pie a que le pusiera crema en el culito, y al igual que al lobo, le metí un dedo y luego en vez de otro dedo, alterné mamándoselo y metiendo el dedo en su culito, cuando ya vi que yo estaba listo, lo voltíe y sin pensarlo mucho, le metí la cabeza, esto lo hiso reaccionar pero yo estaba encima de él y su estado no lo dejaba moverse, y para poder dominarlo mejor, se lo metí poco a poco, y me quede quieto, hasta que él dejara de moverse, cuando se quedó quieto, empecé con el mete y saca, poco a poco, lo abrace y empecé a embestir con más fuerza, y no se si fueron ideas mías o el calor del momento pero creí haber escuchado al oso gemir, lo tenía todo para mí, el tenerlo debajo de mí me puso loco, lo rico que olía el oso, a macho, me estaba cogiendo a un maduro, le deba y le deba y luchaba por no acabar, estuve así por un rato, y le di varias embestidas fuertes hasta que sentí que acabe dentro de él, no fue la misma acabada como la que le di adentro al lobo, fue menos leche pero me di el gusto de cogerme a ese manjar de oso, se lo saque y me puse el mono y sin camisa, me fui a mi casa.

Al llegar me bañe, eran como las 3 o 4 de la madrugada, me acosté y luego caí en cuenta que había violado a dos heteros, que gracias al alcohol, había disfrutado de un lobo y un oso, y bueno palante es pallá, me quede dormido y en la mañana casi al medio día, escucho que ambos estaban discutiendo y se reclamaban lo que el uno le había hecho al otro, que no entendían que había pasado, y solo me quedo guardar silencio y pensar que esa oportunidad no se daría otra vez y que había pasado la mejor noche de mi vida aunque no se diera de nuevo esa oportunidad. Así que si quieren hacer lo mismo, procuren que sus amigos liguen todo tipo de bebidas hasta perder el control y lo demás queda a su imaginación.

Antonio.

17
Ago

Nuevo en la Universidad.

Filled it up with novocaine and now I’m just numb Now I’m just numb And leave me, don’t mind me, I’m just a son of a gun So don’t stop, don’t stop ‘till your heart goes numb And now I’m just numb I don’t feel a thing for you.

Las bocinas de mi automóvil truenan con la letra de ‘Novocaine’ de Fall Out Boy. Tengo el sol en la cara y no logro evitar pisar el acelerador a fondo en el segundo piso de periférico. Los pistones de mi Mustang tragan cinco litros de cadáver de dinosaurio refinado y entonces ¡BAM! El flashazo de una cámara de velocidad atrapa mis placas en medio del zumbido de las llantas al correr a 190 kilómetros por hora cuando lo permitido es 60.

Me sorprende lo poco que me importa.
Bajo el techo descapotable sin reducir la velocidad y me pongo mis lentes de sol. Hoy, dejé atrás mi infancia, hoy se terminan los discursos de los profesores y los regaños de mis papás. En el asiento del copiloto descansan unos papeles que dicen ‘Aceptado’ y Universidad Reis. Unos ven una ventana a la educación, yo veo un escape a la libertad.

Otro flash, otra multa. Es un reto, es una apuesta. Piso más el acelerador y la estela de polvo se levanta detrás de mí. Adelanto a los conductores lentos y el sonido se sus claxon se ahoga bajo el rugido de mi caballo desbocado.
Fash, Flash, Flash. Esto es histeria. Giro en el último momento para atrapar una salida que me lleve a Santa Fe. Las pequeñas carcachas de la gente trabajadora quedan atrás y abre paso a las camionetas de los hijos de los ricos. Entro al mundo de los choferes y guardaespaldas.

Tengo una recta frente a mí completamente vacía y entones mi sangre se convierte en novocaína. El tacómetro se vuelve loco y me marca nueve mil revoluciones por minuto, pero no puedo parar, no hasta llegar hasta la universidad, de lo contrario mi mundo me absorbería, volvería a ser un niño y no quiero.
Un puente marca la entrada a la elite de la sociedad. Grandes edificios se elevan a mis lados y una patrulla aparece en mi retrovisor pero aquí no importa. Aquí los burdos policías no se meten con los influyentes hijos de senadores y diputados, si nos queremos matar, nos dejan, pero si un pobre diablo se mete con nosotros, ellos nos protegen.

Tras tomar una curva muy cerrada y sacar un poco de humo de llantas, veo, con letras doradas que se elevan sobre el imponente edificio principal, que aparece el nombre que vengo persiguiendo:
Universidad Reis.
Muy a mi pesar reduzco la velocidad y entro a mi nuevo mundo. Grandes jardines que parten la urbanización de la ciudad aparecen a mis lados llenos de chicos y chicas con maletas y papeles en las manos. Sigo las direcciones del policía de la entrada para llegar al estacionamiento y en menos de diez minutos estoy listo para explotar este nuevo mundo.
Apago mi automóvil, tomo mis papeles y mi maleta de la cajuela y me encamino al edificio principal.
Hay chicas rubias por todos lados, unas hablan inglés, otras alemán y francés. Incluso llega un punto en el que me siento mal, siento que tantas cosas buenas deben de ser compensadas por algo, pero no sé qué sea.
Cruzo la puerta de la administración y el aire acondicionado me recuerda a los hoteles de la costa Este. Me quito los lentes de sol y, tras ellos, aparece una demasiada atractiva chica de cabello castaño.
— ¿Te puedo ayudar en algo? — Me pregunta, pero sus ojos azules me tienen hipnotizado.
— Sí, en muchas cosas de hecho — Contestó con la mejor cara de galán.
— Empecemos con la primera.
— Soy nuevo y no sé qué debo hacer.
— ¿Cuál es tu nombre?
— Sam.
— Bueno, no creo encontrar el nombre “Sam” en mis listas — Sus labios rosas ruegan que los bese, pero logro controlarme. Por el momento.
— Samuel Peck.
Ella teclea algo en su computadora y mis ojos se desvían a sus enormes pechos entallados en un top rosa.
— Sí… aquí estás — Sin apartar la mirada del teclado toma una hoja de la impresora y me la extiende —, sólo llena esto.
— ¿Tienes una pluma? — Le pregunto.
— ¿De verdad viniste a la universidad sin ni siquiera una pluma? — Me pregunta con una sonrisa. Me encojo de hombros—, Ten, sólo no te la lleves.
— No lo haré.
Lleno los aburridos espacios con letra apenas entendible. Nombre, dirección, teléfono, teléfonos de emergencia, tipo de sangre…
— Oye, ¿qué significa esto de “Casa”? ¿Es el número de mi casa?
— No, se refiere a si estás dentro de una casa, una fraternidad.
— No, ni siquiera sé lo que son.
Ella se acerca a mí y me susurra cerca del oído:
— Son los hogares más exclusivos de la universidad. Solo unos cuantos entran. Mi decisión está tomada en cuanto dice la palabra “exclusivo”.
— Quiero estar en una. Ella se ríe y me extiende un pequeño mapa del campus.
— Aquí esta Omega, debes estar ahí hoy a las ocho de la noche. Te harán una serie de… pruebas. Si las pasas y logras durar un año sin echarte para atrás, ascenderás a Alfa.
— O sea que Alfa es V.I.P.
— Exacto.
— Bien, me parece perfecto. Oye y, ¿cómo te llamas?
— Siguiente.
Detrás de mí aparece un descomunal chico de cabello casi blanco que habla alemán así que me aparto de su camino.
Esa secretaria era muy sexy y no tendría más de veinte años. No logro sacarme de la cabeza sus dos enormes pechos y al imaginarme tocándolos con las yemas de mis dedos, me pongo duro. Tengo pantalones de mezclilla por suerte, así que mi espontanea felicidad no se nota. Camino hacia un puesto andante de Subway y como un pequeño almuerzo.
¿Qué serán las pruebas de Omega y Alfa? Apuesto a que son las típicas cosas de levantarte a las seis de la mañana y hacerte correr desnudo, o la clásica novatada de pintarte de superhéroe con pintura de aceite. Toda esa clase de cosas me la sé de memoria. En football no éramos diferentes. Estoy listo para lo que sea.
Enciendo un Marlboro Red y espero que den las ocho.

* * * *

Camino por un empedrado sendero en medio del verde pasto. Faroles de luz blanca alumbran el camino y unas bien disimuladas bocinas en forma de piedra cantan sutilmente ‘Strangers in The Night’ de Sinatra. Un detalle sublime en mi opinión.
Llego a una calle y paso por unos cuantos edificios. En mi hombro cuelga mi maleta Adidas llena de ropa y mis objetos personales. Frente a mí, un enorme jardín con una escultura parecida al frijol plateado de Chicago preside a un detallado y muy artístico edificio. Sus columnas blancas estilo romano de seis metros de alto me hacen sentir diminuto. Tiene una sola puerta de madera de unos tres metros de alto por cuatro de ancho. Detrás de ella escucho la canción de ‘Endure’ y el beat hace que todo el edificio se estremezca. Trato de empujar la puerta, pero está cerrada. Miro hacia arriba y noto que es la fraternidad ALFA, la ‘a’ cursiva lo asegura.
Miro a mi alrededor sin saber exactamente donde está Omega, sé que está cerca de aquí, pero no recuerdo si era a la derecha o a la izquierda.
Camino sobre mis pasos y entonces veo una cartulina de color verde fluorescente que dice ‘OMEGA’ seguido de una flecha a la derecha, así que camino en esa dirección.
El beat disminuye conforme me alejo.
Un edifico menos artístico y menos imponente aparece frente a mí después de caminar unos diez minutos. Miro mi Cartier y me estremezco al ver que son las 8:27. Comienzo a correr, cruzo el jardín del edificio y subo las escaleras de piedra de dos en dos. Empujo la puerta con el hombro y para mi fortuna está abierta.
Una docena de caras se fija en mí.
— Perdón, es que… no encontré el edificio — Digo jadeando y acomodándome la maleta.
— Respira, ¿Bien? — Me dice un chico de barba castaña y facciones finas —, apenas estamos empezando.
— Bien — Me tiro en uno de los sillones de cuero negro y respiro.
— Bien, cómo decía, mi nombre es Rodrigo, yo seré su mentor aquí, en Omega, si logran pasar esta noche — Su voz es grave y hace muchos ademanes con las manos —. Hoy tendrán varias cosas que hacer y lo único que les puedo recomendar es que bajen la cabeza y asientan a todo lo que les ordenen los de alfa — Si en algo no soy bueno es en seguir órdenes. Nadie me manda ni me dice que hacer, fue por eso que entre a esta universidad —. En un rato más vendrán ellos, los alfa y se los llevarán. Ahí les explicarán mejor la situación, pero antes deben firmar esto.
Más papeleo inútil. Rodrigo me extiende una pluma y una hoja de papel con unas cuantas líneas escritas en computadora. Lo firmo y pongo mi nombre sin pasar siquiera del título.
— Muy bien. Ahora solo esperen a los alfa, no tardan en venir.
Se refiere a ellos como si fueran una manada de lobos, como si fueran intocables o peligrosos. Patético.

* * * *

Después de una hora, me encuentro dormitando en el sillón. Los demás chicos a mí alrededor no están mucho más despiertos. Una corriente de aire se mete por algún lugar, y siento escalofríos cada que sopla el frío.
Entonces llegan.
Skrillex anuncia su llegada. Irrumpen en la sala como un equipo S.W.A.T. Me despierto de golpe y veo como una manada de chicos con cuerpos muy marcados y gafas de colores entran sin playera y con pistolas de agua. Todos gritan y aúllan, paradójicamente, como lobos.
Uno me toma de la nuca y cuando estoy a punto de decir algo, dispara su arma llenándome de un acre sabor la garganta.
Vodka.
Mi instinto principal es escupirlo, pero el chico que me agarra la nuca me grita, haciéndose oír por encima del violento dupstep:
— ¡Trágatelo, perra, si lo escupes te las ves conmigo!
Son demasiados y no quiero hacerlo enojar y tenerlos a todos encima de mí golpeándome, así que me lo trago y fuerte sabor a alcohol me cauteriza la boca.
Después de que otros tres me han hecho la misma jugada, nos conducen a todos a través del campus, hacia Alfa. Cuando entramos nos sientan a todos de rodillas en el suelo de mármol pulido.
Entonces aparece él.
— Mi nombre es Gaal — Dice un chico musculoso de cabello castaño levantado en pico. Tiene los brazos tatuados y parece que aquí nadie conoce las camisas, porque él tampoco usa una y entiendo por qué. Su cuerpo es envidiable—, cada uno de ustedes será asignado a uno de nosotros para que hagan lo que nos venga en gana. Troy, di la lista.
Otro chico con lentes verdes fluorescentes con la leyenda “Let’s get wasted” empieza a decir el nombre de un omega y uno de un alfa.
— Dan con Max; Tobias con Erick; Victor con Troy — Suelta un grito de emoción y continua—; Samuel con Gal.
Mis ojos se encuentran con los de Gaal quien me ve maliciosamente.
— Esos son todos — Termina Troy.
— Perfecto. Omegas, vayan con su dueño ahora.
Como cachorritos comienzan a correr todos. Yo me levanto con calma y me situó frente a Gaal.
— Empezarás con mis pruebas y después veremos si tienes el honor de que sea yo tu dueño — Me dice. Es más alto que yo, pero no por mucho — Vamos.
Cada quien con su “dueño” corren por la fraternidad, pasando los cuartos y golpeando las paredes. Esto es un completo frenesí. Llegamos a una sala en la segunda planta y comenzamos a hacer sus pruebas.
La primera consiste en beber cerveza caliente. Después de la sexta siento que voy a vomitar, pero sé que es lo que ellos quieren, que renuncie, así que sigo adelante y me bebo otras tres.
La segunda es correr con los ojos vendados por la fraternidad. Como no soy como los demás gorilas, cuando estoy corriendo finjo tropezarme con un sillón que tenía grabado en la mente. Su neandertal risa me dice que se la han tragado.
La tercera es… privada. Los alfas toman a sus omegas y se dirigen a todas partes. Unos al interior del campus, otros a la sala del segundo piso para seguir bebiendo hasta conseguir una congestión, otros al estacionamiento a encender alarmas de auto.
Pero yo no.
Gaal me sujeta de la nuca como un policía y me dirige a la sala principal, abajo.
— Troy, pásame unos cinchos y un marcador.
— Vuelan — Responde y le avienta las cosas a Gaal. Yo bloqueo mi mente para no imaginarme sus usos.
— Quítate la ropa — Me dice poniéndome de rodillas.
— No pensarás atarme a un poste pintado de negro, ¿cierto? — Pregunto con altanería.
— No estás aquí para hacer preguntas — Me da una ligera cachetada—. Haz lo que te digo.
A mi cabeza llega el consejo de Rodrigo, así que me trago el enojo y hago lo que me dice.
Sin ponerme de pie, me quito la ropa, quedando solo en bóxers.
— Toda — Me dice Gaal.
Me quito los American Eagle y quedo completamente desnudo. Miro hacia arriba, a Gaal, retadoramente. Él me levanta, tomándome de nuevo de la nuca y atrapando mis muñecas en mi espalda con el cincho de plástico.
— Tírate sobre ese sillón. — Miro al sillón y entonces comprendo lo que va a suceder.
— ¡No! — Grito y trato de zafarme las muñecas, pero está demasiado apretado.
— No grites y haz lo que digo.
— No, no pienso hacerlo. Antes muerto. Si me tocas, llamaré a la policía — Gaal cruza sus brazos y se ríe — ¿Qué? ¿Qué es gracioso, maricón?
Una cachetada más fuerte cruza mi cara como un fuete.
— No… Vuelvas a llamarme maricón — Sus ojos encendidos brillan como dos carbones y la presión que ejerce en mi nuca con su mano es casi intolerable, pero me abstengo de gritar—. Tú querías esto.
— Sí, pero no así. Me rindo, renuncio, lo que sea.
Gaal me suelta. Camina a una mesita en medio de la sala y toma un papel.
— “Yo, Samuel Peck, me comprometo a cumplir cabalmente las órdenes que toda la comunidad Alfa de la Universidad Reis, campus Santa Fe, me ordene. Con mi firma, los autorizo a ejercer la fuerza y medidas necesarias para mi inclusión en la comunidad Omega. Renuncio a mi libertad durante el plazo establecido por mi consejero. Autorizo que se me utilice de la manera que más satisfaga las necesidades de…” Aquí va mi nombre — con el marcador Gaal anota torpemente su nombre en el papel —, “Queda como testigo Rodrigo Böhr que no se me ha instigado ni amenazado para firmar este documento. Viernes 16 de enero de 2015”
El corazón me late en la sien. Intento pensar en cómo escapar, pero no hay manera. Si hubiera leído ese estúpido papel…
— Estás obligado legalmente — Dice Gaal con una sonrisita —, además pusiste tu nombre. ¿De verdad que no lo leíste? — Su risa socarrona me hace querer asfixiarlo — Ahora, como decía, tírate en ese sillón.
Mis muñecas duelen por la cinta de plástico a su alrededor. Siento como mi cuerpo se debate entre correr o hacer esto y después olvidarlo, es decir, no debo ser el único al que obligan a hacer esto. Quizás es algo… normal, a fin de cuentas.
Quizás más chicos han pasado por esto y sobrevivido, incluso Gaal.
Me tiro en el sillón mirando hacia arriba. Gaal toma el marcador y escribe en la parte inferior de mis muslos “Slut”, en mi pecho “Cum Hore”, sobre mi ombligo “Free toy”, en mi pierna “Feed me” y sobre mis glúteos “Cum inside”
Avienta el plumón a un lado y se quita el pantalón.
Trae un bóxer Adidas negros demasiado apretados que dejan visible la marca de su erección. Me toma del cuello y me hunde en el sillón. Al aroma a cuero inunda mi nariz.
— Ahora, gime.
Decido seguir el consejo de Rodrigo de bajar la cabeza y obedecer.
— Oh.
— Hazlo bien o no lo haré delicadamente.
— ¡Ohhhh!
Sube mis piernas a sus hombros. Mis muñecas siguen atadas detrás de mí y ahora mi movilidad es nula.
Gaal saca su enorme erección de sus bóxers. A cálculo podría decir que son veinte centímetros. Ignoro el pensamiento y me limito a respirar.
Siento como la húmeda cabeza de su erección busca mi entrada y después comienza a empujar.
“Bueno‐pienso‐, esto no está tan mal. Pensé que dolería maaaaAAHHHH!”
— Sácalo, sácalo — Grito. Es como si me estuvieran quemando con un acero al rojo vivo.
— No.
— Por favor, te lo ruego, sácalo.
— Sí ruegas como una perra…
— Te tratarán como una perra — Completa la oración Troy quien está en el umbral de la sala.
— Por favor, papi — No sé de dónde ha salido eso, pero parece que le ha gustado a Gaal, pues me la mete más.
Irónicamente, entre más profundo entra, menos duele, sólo es el dolor el inicio, el sentí como pierdo mi virginidad y como me convierto en… ¿la puta de un alfa?
Mi alfa comienza a cogerme más y más fuerte. Penetrándome a su gusto. Siento como la sangre bombea alrededor de mi ano. Su mano vuelve a apretarme el cuello y me hace ver quién manda. Con cada embestida me va quitando cosas, como la altanería, lo mordaz, lo valiente.
Sus ojos están cerrados y noto como disfruta esto. Esto no es solo una lucha de poder, sino una relación real, o por lo menos para Gaal.
Entonces me la deja ir completa y siento como la cabeza de su pene me rebusca hasta adentro. Siento como mi estómago se contrae al sentir su tibio presemen. Sus muslos chocan contra mis glúteos y de pronto suelto un gemido de verdadero placer.
— A eso me refiero. Deja de fingir — Dice Gaal.
Su vaivén se torna violento y rápido y sé que está a punto de acabar. Me agarra las piernas tan fuerte que me deja marca y entonces lo siento venirse en mí, dentro de mí.
Una cascada de semen sale de su erección y me llena por dentro. Su leche tibia trae consigo cosas que ahora he aprendido. Sumisión, obediencia, servilismo.
Saca su erección de mí y no necesito tocarme para saber que tengo el ano abierto y goteando de leche.
“Por lo menos, se ha acabado”
— Pensé que no dejarías nada para mí — Dice Troy y se baja los pantalones.
— ¿Qué? ¿También…?
— Sh, sh, sh. No digas nada — Troy toma el plumón del suelo y en mi otro glúteo hace una marca, un “I”— Cuando llegues a los cinco podrás irte.
Troy se acerca sigilosamente y me coloca de manera que mis pues ahora tocan el suelo. Su erección entra en mí, pero apenas la siento. Comienza a bombearme mientras me pellizca los pezones suavemente.
Siento mucho placer a mi pesar. Quiero contenerlo pero, ¿qué gano con hacerlo?
Me dejo llevar.
Sus embestidas son más fuertes y salvajes que las de Gaal. Me empujan de tal manera que mi cabeza choca contra el respaldo del sillón.
“Siento tan rico. Tan, oh, delicioso. Sí, sigue, sigue. No pares, dame más fuerte, más rico, Ah, sí, ah, ah”
Me vengo y mi semen ensucia mi ombligo, pero el plumón es permanente y aun así no se borra las palabras “Cum Hore”
—Vaa. Mira, Gaal. Lo está disfrutando — Giro la cabeza y veo a Gaal tirando en un sofá fumando un cigarro.
—Deja que lo haga — Le da un fuerte calada —, tendrá una larga noche — El humo sale junto a sus palabras.

17
Ago

Confieso

Epale panitas, soy nuevo por acá. Quiero confesarles que me aproveche de mi amigo hetero estando borrachos en una casa de playa.

Yo siempre he sido mas de cerveza que de ron pero tocó y me prendí ese día, estaba que me cogía a una amiga pero al final se fue con otro.

Yo soy bisexual pero muy poca gente lo sabe y mejor asi porque en mi barrio el chalequeo es arrecho si saben que coges maricos.

Al inicio en la casa de playa todo el mundo tenía asignado habitación pero cuando comenzó la tomadera y todo el mundo empezó a caer muerto, no valio para nada. Eramos un grupo bastante grande y hasta monte habíamos llevado.

Yo al principio no dormiría con mi pana pero me tocó cargar con él, casi ni podia caminar de lo borrao que estaba y debo confesar que el me daba cierto morbo pero como pasa con el ron, los pensamientos que te alejan del peligro desaparecen.

Aprovechándome que estaba volao, solo debía prender la chispa, asi que cuando estabamos en el cuarto solo ouse su mano en mi guebo y desde ese momento perdí el control.

El bicho estaba ciego de tanta vaina y nos metimos mano, yo creo que el pensaba que era una jeva o no se. Lo puse a mamar por un rato, fue un peo porque el bicho se resistió al inicio pero despues le gusto la vaina y el estaba tambien excitado lo que me ayudó a que no se resistiera cuando intente cogerlo.

En 4 patas me lo cogí con gusto, por más que me rogó al principio que le dolía terminó por acostumbrarse y hasta me echó la leche en la mano. La magia de una paja aunque no se le puso del todo duro.

Los días siguientes tuvimos una pelea, el se acordaba que lo habia cogido y aunque quedamos reventao con tanto coñazo al final terminamos siendo panas.

Me confeso que también le gustaba la movida pero que nunca habìa tenido las bolas de probar y su arrechera era que lo habia cogido asi pero que le había gustado con todo y el dolor.

A veces tiramos aunque tiene novia y algunos días a veces siento bastante culpa pero no me arrepiento. Todo salio mejor.

Disculpen la brevedad pero pronto publico cosas con mas detalles, queria probar la página con una anécdota corta.

Pronto escribo más.

Luis Arismendi.

17
Ago

Con el pana en la vereda

Saludos, me llamo Noé, tengo 21 años, blanco, estatura mediana, delgado, pelo castaño, aspecto común, serio en lo mío. Soy de la ciudad de Maturín estado Monagas. Hace unas semanas tuve un buen cuadre, que me dejo demás de excitado.
Muy cerca en donde vivo esta un parque llamado héroes de Ayacucho, me dirigía a casa y para acortar camino me metí por un atajo en el parque para salir al otro lado, desde hace rato sentía ganas de fumar un cigarro, así que aprovecho y me siento en uno de los bancos del parque y saco el paquete de Marlboro, eran las once de la mañana, en una de esas pasa un chamo llamado Daniel de 22 años, el y yo ya nos conocíamos desde hace poco, ¡epa Noé¡ me dice él, se sienta al lado mío y comenzamos a hablar paja un rato, entre las cosas que hablamos él me toco el tema de que tenía unas ganas de hacer algo rico con alguien, ¿pero y porque no se lo dices a tu novia? Le pregunte, ¡nah pana ella y yo terminamos hace poco! Me respondió el, ha bueno pero trata de buscar otra, hay muchas chamas por ahí que andan desesperadas, le dije buscando darle ánimos. Pana ve, a mí lo que me atrae es hacer algo con un chamo, algo caleta, me respondió, que dijera eso me extraño ya que siempre pensé que solo le atraía las chamas. Aprovechando la oportunidad y también el hecho de que él me atraía físicamente, con su piel morena, estatura alta, cuerpo delgado pero bien formado, piernas largas y gruesas bien afeitadas, ¡yo también ando con ganas de hacer algo con un pana, pero todo caleta claro! Le exclame, nos pusimos a habla de lo que nos atraía hacer y luego cuadramos una hora del día para vernos y hacer algo caleta. Pero el problema era que ni él ni yo teníamos donde, no teníamos sitio.
Horas más tarde, a eso de las dos en punto, Daniel y yo nos vimos en el mismo parque, el se me acerca y me dice; pana te tengo un dato, por aquí mismo hay una vereda en donde a esta hora nadie pasa, tu sabes que ahorita como es mediodía la mayoría de la gente que vive por aquí anda durmiendo un rato. Ok men pero ¿y si alguien nos ve? Le pregunte algo desconfiado de su idea, ¡claro que no marico, nadie nos va a ver! Respondió Daniel. Después de haberme convencido nos fuimos a esa zona, el lugar en si es la típica vereda angosta en donde están unas casas, con las jardineras afuera y escalones en la puerta , a Daniel se le notaba el pipe parado, se baja el pantalón y el bóxer, uffff tremendo pipe, larguito, grueso, cabezón y depilado con bolas bien colgantes. Eso me excito de mas lo admito.
¡Dale hay pana, mámamelo! Me pide Daniel con cara de sexoso, me agacho y pongo mi cara cerca de su pipe erecto, lo huelo, uffff tenia olor a macho, agarro el pipe y me lo meto a la boca, al principio su sabor me pareció extraño, como el de un dedo, pero después empecé a agárrale gusto, bien rico, se lo empecé a mamar lento, lentico, me lo metí hasta la garganta, se lo mamaba demasiado, mientas Daniel me agarraba la cabeza y me la movía de un lado a otro mientras decía, ¡sigue pana sigue, rico mano sigue mamándolo¡ me detuve un momento, ¿te gusta pana? Le pregunte al mismo tiempo que miraba a ambos lados para asegurarme de que nadie estuviera por allí, ¡si men me fascina como me lo mamas, sigue que yo veo si viene alguien! Me pongo a mamarlo nuevamente, pero un poco más rápido, sus bolas colgantes chocaban en mi barbilla mientras se lo chupaba, sentí el sabor de ese liquido que sale del pipe cuando uno tiene un buen rato con parazon, humm rico, saco su pipe de mi boca y se lo empiezo a chupar por los costados, le paso la lengua en la puntica, le lamo la parte afeitada del pipe, esos pelitos rasposos rosaban mi lengua, me encanto, le empecé a manosear las piernas atléticas, agarre sus bolas, me puse a chuparlas, suaves de mas pero grandotas, casi me atraganto. ¡Sigue así pana que me pones calientico! Exclamo Daniel, el pipe se me paro. Agarre y se lo mame con más fuerza, sus gemidos me ponían bien perra, con esa vos gruesa tipo “malandriado”, su pipe se puso más parao y se le notaban las venas sobresaliendo, estaba a punto de eyacular, ¡pana trágate mi leche si va! Me pidió el, nunca había tragado leche, pero estaba con unas ganas de hacerlo, sin responderle me puse a chúpaselo para que me diera lechita, un ruido muy cerca de nosotros nos distrae, pero era un gato que andaba por ahí, el me pone la mano en la cabeza invitándome a continuar mamándoselo, uffff comenzó a decir cosas calientes, hablando bajito pero muy claro, vamos perra sácame la leche pa préñate, sigue perrita que mi huevo es tulló, dale mas perra que te pongo puta, cosas así se puso a decirme, eso me excito mas, el se puso a gemir, se lo mamo mas rapidito, hummmm siento dentro de la boca como su semen sale a chorro, caliente, espesa, con un sabor bien rico, saca su pipe de mi boca dejando un hilo baboso de semen colgando de mis labios, me pongo a hacer gárgara con su leche y luego me la trago de una. Daniel se seca el pipe con las manos y se sube el bóxer, luego el pantalón, ¡mi pana usted lo mama rico! Me dice él. Después nos fuimos al parque, hablamos un rato y nos retiramos. Fue rico haberle chupado ese pipe, me pone excitado verle el paquete a los chamos que andan en pantalón corto.

17
Ago

Cosas que pasan

Hola, buenas noches.. En varias oportunidades he pasado.por la pagina para distraerme un rato, hoy decidi publicar mi unica experiencia hasta ahora, ya que creo que es importante desahogarse con las cosas.. Mi nombre no lo mencionare 🙂 Actualmente tengo 22 años, esto sucedio cuando tenia 19, siempre he sido un chamo de su casa y de tener una relacion regularmente con alguna muchacha, un dia como cualquier otro estaba en la casa de mis abuelos, la cual normalmente siempre se quedaba sola por las tardes, en una de esas tantas tardes un primo mio estaba alli, antes soliamos tener cierta amistad e incluso algo de “roce” el aspecto sentimetal, ya que nos criamos juntos.. Ese dia estaba viendo television, y, se me acerca para decirme: chamo tengo que contarte algo, le digo: aja dime, en eso me responde: ven para acaes algo serio, yo digo dentro de mi, verga que ladilla.. Salimos al patio y le digo, que paso? El me dice: Quieres saber lo que haciamos “tal persona” y yo cuando nos tapabamos con la cobija? En ese momento, pense, que habla este guebon.. De repente se me acerca y como yo tenia un short, metio sus manos hacia mi guebo y lo agarro.. Yo le digo, exaltado: “coño te pica ese culo eres medio marico” el me ve, y me dice: “no pero quisiera probar” yo me quedo sin decir nada, y en ese momento, se me paro, y yo quede mierda que pasa aqui, el se acerco y empezo a tocarmelo, y me dio un beso, yo al principio no respondi, pero como empezo a apretarme el guebo suavemente me senti extraño, en eso me dice: “si quieres no te beso tranquilo” y bajo hasta mi short, me lo bajo y empezo a masturbarme, ya lo tenia bien parado, lo hacia suavemente.. Y me dijo: “Estas recien depilado, se te ve bonito y sabroso” yo nervioso me echo para atras, y le digo ya chamo, de pana.. Esto esta mal, en eso se levanta, y como el tambien tenia un short, se lo bajo y se puso de espaldas a mi, empezo con sus nalgas a frotarse con mi guebo, yo, me volvi a alejar y me dijo: “esto quedara entre nosotros” y de nuevo empezo a tocarme.. Yo senti una sensacion rara, al momento le respondi: “Ya chamo, capaz viene mi abuelo ahorita o mi tia, ya” en eso, bajo hasta mi guebo y se lo metio a la boca y empezo a chuparmelo, al primer intento quise quitarlo de mi, pero cuando lo agarro con su mano y paso su lengua por la cabeza, senti ufff.. Que sensacion tan rica, entoces, deje que siguiera solo.. Con el miedo que tenia encima le dije “ya, ya, mucho” y se alejo de mi guebo, se levanto.. Y se puso en cuatro.. Al verlo, no negare que dije dentro de mi “quiero meterselo” porque de verdad se veia hermoso ese culo, redondon y suave, sin ningun pelo.. Me dijo, vamos al baño (afuera en el patio.hay un pequeño baño con regadera) y nos metimos alli, al entrar siguio chupandomelo y terminamos de quitarnos la ropa.. Yo estaba muy excitado, en eso el me dice: “chupame mi culito, quiero que me lo pongas blandito” en momento hizo que me recostara en el piso del baño y se coloco de espaldas sobre mi, siguio chupandomelo.. Yo dure unos minutos sin hacer nada, a lo que el me dice: “deja el miedo, aprovecha que no hay nadie, no te arrepentiras” y asi fue.. Empece a lamer su hueco, tenia un sabor extraño, olia a recien bañado.. Duramos en esa posicion como 15 minutos mas o menos, ya que el tiempo paso muy lento.. Luego de eso, se levanto y me dice: “Te falto un poquito mas, pero descuida, ya tengo la solucion” alli en el baño hay un pequeño cajetin, y de ese, saco un lubricante sabor a chocolate.. Me coloco en el guebo y me pidio que siguiera chupandole el culo con eso.. No me nege, al cabo de un rato, me dijo: Llego la hora ven.. Se coloco en cuatro, y la verdad que estaba bien dilatado su culo.. Antes de meterselo, me dijo: “tranquilo, que tu eres el primero, me he estado guardando por eso” yo me quede viendo su culo y, sin dudarlo poco a poco fui metiendoselo.. Cuando logre meterlo completo (me mide unos 16 y medio) me quede quieto un rato, y luego empece a darle.. Era una sensacion sin nombre de verdad, era algo demasiado rico.. Asi duramos un buen rato, me decia que le diera rapido y duro, que le gustaba.. Lo hicimos en cuatro, de frente, el encima de mi, le di hasta que empece a sentir el cosquilleo de acabar.. En ese momento me detuve, y se recosto sobre mi aun con mi guebo dentro de el.. Me dijo: “quiero que me des tu leche, preñame, hazme tuyo” en ese momento senti una sensacion alta de excitacion y continue dandole, y asi fue.. Acabe dentro de el. Al hacerlo deje mi guebo un rato hasta que volvio a su estado natural, yo me quede en silencio.. Sin decir nada, el me miraba,y dijo: “Aun no ha llegado nadie, podemos jugar de nuevo si quieres” yo entre todo lo que sucedio, me levante y le puse mi guebo en su boca y continuamos, otro rato haciendolo y acabe de nuevo en culito.. Luego de esa experiencia, no he estado con mas nadie, a vecea pienso la idea de penetrar a otro chamo, que sea contemporaneo conmigo pero luego se me pasa.. He tenido mis novias despues de eso, no negare que el sexo con ellas ha sido bueno, pero a veces.. Siento cosas, recuerdo ese momento, y me excito.. Con esto bueno, me despido..

El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenvenezuela.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.