free hit counter

Estas viendo todo lo que hay en GaysenArgentina.com de 'Relatos Gays'

27
Feb

Relato gay venezolano: Me desvirgaron en un baño (Argentino)

Hola amigos venezolanos, los que voy a contarles es una historia 100 % real, sin exageraciones ni dramatismo. Ocurrió el año pasado en el mes de octubre cuando tenía 18 años (actualmente tengo 19 ya que cumplo los años en diciembre). El lugar donde sucedió es en un camping con diferentes cabañas y una gran piscina (lugar elegido por mi papá para un fin de semana de descanso) Antes les cuento sobre mí: Soy de estatura media, morocho, cola algo peluda, nalgona y bien blanca. Aunque en este relato no tiene mucho protagonismo mi verga voy a contarles sobre ella: Es grande (20 centimetros y aveces más), algo peluda, muy cabezona y con dos o tres venas que resaltan. Yo hasta ese fin de semana era virgen, completamente virgen, jamás había tenido sexo ni acercamiento sexual con ningún hombre o mujer. El primer día que llegué vi en la piscina a un hombre que me enamoró (De unos 30 años, algo musculoso, piernas tatuadas y barbudo), compartimos miradas todo el día sábado y el domingo por la tarde algunas sonrisas. Mi papá y yo volvíamos a nuestra casa el lunes por la mañana. El domingo después de cenar juntos nos fuimos a dormir, aproximadamente a las tres de la madrugada me levanto para ir al baño y siento que alguien golpea suavemente la ventana que da al exterior. Al abrirla descubro a aquel hombre al que vamos a llamar Alex. Me preguntó si podía pasar, accedí e ingresó al amplio baño en silencio.
Nos presentamos y un poco nervioso me dijo que él estaba con la mujer, que no quería perderla y que todo tenía que quedar entre nosotros dos. Cuando le dije que de mi boca no iba a salir ni una sola palabra me tomó de la cintura y me besó fuerte hasta arrinconarme en una esquina, luego de unos minutos de besos, se animó a bajarme el pantalón y agarrarme desde los cachetes del culo bien fuerte. Le dije que era virgen, que tenía miedo pero que igual quería hacerlo, que él me gustaba. Me dijo que también era su primera vez con un hombre luego de años de fantasias y que me iba a cuidar. Sin dudarlo me arrodillé, le saqué todo y comencé a chuparle la verga que era un poco más grande que la mía y muy muy peluda (razón por la que me llené la boca de sus pelos y eso me encantó), con un gemido silencioso acabó dentro de mi boca.
Luego comencé a refregarle la cola en su verga, jugando un juego de seducción que él disfrutaba, miraba con placer y gemía muy despacio y lento. Sacó de su bolsillo un preservativo, se lo puso y con ayuda de su saliva y jabón me dilató la cola. Me puso contra la pared y me dijo que siempre quiso desvirgar a un joven y que mi cola era la de sus sueños, que iba a gozar mucho. De a poco me metió su verga, yo quería gritar pero mi papá iba a despertarse, por eso el me tapaba la boca con su mano grande que la cubría por completo. De a poco fue acelerando el ritmo hasta que comenzó a bombear salvajemente, yo gozaba y el tuvo que morder una toalla para no gemir a los gritos. Bombeó dentro de mi cola unos quince minutos, cinco lentos y diez salvajes, pero siempre placenteros. Acabó, sentí como el preservativo se llenaba dentro de mi cola. Me arrodillé, se lo saqué y me trage la leche, toda. Luego de halagar mi manera de moverme me tocó la verga y comenzó a tocarme mientras yo estaba sentado en la tapa del inodoro. Él me metía dos dedos por la cola y con la otra me masturbaba, yo le tocaba la barba y le acariciaba el pelo hasta que acabé por cuarta vez, poco semen pero acabé. El se chupó los dedos, me dio un beso y me dijo que le gustaría volver a repetir en otra ocasion, que esa cola daba para más. Lo ayudé a salir y volví a dormir feliz.

Relacionados:

22
Feb

Relato gay venezolano: Me desvirgaron en un baño.

Hola amigos venezolanos, los que voy a contarles es una historia 100 % real, sin exageraciones ni dramatismo. Ocurrió el año pasado en el mes de octubre cuando tenía 18 años (actualmente tengo 19 ya que cumplo los años en diciembre). El lugar donde sucedió es en un camping con diferentes cabañas y una gran piscina (lugar elegido por mi papá para un fin de semana de descanso) Antes les cuento sobre mí: Soy de estatura media, morocho, cola algo peluda, nalgona y bien blanca. Aunque en este relato no tiene mucho protagonismo mi verga voy a contarles sobre ella: Es grande (20 centimetros y aveces más), algo peluda, muy cabezona y con dos o tres venas que resaltan. Yo hasta ese fin de semana era virgen, completamente virgen, jamás había tenido sexo ni acercamiento sexual con ningún hombre o mujer. El primer día que llegué vi en la piscina a un hombre que me enamoró (De unos 30 años, algo musculoso, piernas tatuadas y barbudo), compartimos miradas todo el día sábado y el domingo por la tarde algunas sonrisas. Mi papá y yo volvíamos a nuestra casa el lunes por la mañana. El domingo después de cenar juntos nos fuimos a dormir, aproximadamente a las tres de la madrugada me levanto para ir al baño y siento que alguien golpea suavemente la ventana que da al exterior. Al abrirla descubro a aquel hombre al que vamos a llamar Alex. Me preguntó si podía pasar, accedí e ingresó al amplio baño en silencio.
Nos presentamos y un poco nervioso me dijo que él estaba con la mujer, que no quería perderla y que todo tenía que quedar entre nosotros dos. Cuando le dije que de mi boca no iba a salir ni una sola palabra me tomó de la cintura y me besó fuerte hasta arrinconarme en una esquina, luego de unos minutos de besos, se animó a bajarme el pantalón y agarrarme desde los cachetes del culo bien fuerte. Le dije que era virgen, que tenía miedo pero que igual quería hacerlo, que él me gustaba. Me dijo que también era su primera vez con un hombre luego de años de fantasias y que me iba a cuidar. Sin dudarlo me arrodillé, le saqué todo y comencé a chuparle la verga que era un poco más grande que la mía y muy muy peluda (razón por la que me llené la boca de sus pelos y eso me encantó), con un gemido silencioso acabó dentro de mi boca.
Luego comencé a refregarle la cola en su verga, jugando un juego de seducción que él disfrutaba, miraba con placer y gemía muy despacio y lento. Sacó de su bolsillo un preservativo, se lo puso y con ayuda de su saliva y jabón me dilató la cola. Me puso contra la pared y me dijo que siempre quiso desvirgar a un joven y que mi cola era la de sus sueños, que iba a gozar mucho. De a poco me metió su verga, yo quería gritar pero mi papá iba a despertarse, por eso el me tapaba la boca con su mano grande que la cubría por completo. De a poco fue acelerando el ritmo hasta que comenzó a bombear salvajemente, yo gozaba y el tuvo que morder una toalla para no gemir a los gritos. Bombeó dentro de mi cola unos quince minutos, cinco lentos y diez salvajes, pero siempre placenteros. Acabó, sentí como el preservativo se llenaba dentro de mi cola. Me arrodillé, se lo saqué y me trage la leche, toda. Luego de halagar mi manera de moverme me tocó la verga y comenzó a tocarme mientras yo estaba sentado en la tapa del inodoro. Él me metía dos dedos por la cola y con la otra me masturbaba, yo le tocaba la barba y le acariciaba el pelo hasta que acabé por cuarta vez, poco semen pero acabé. El se chupó los dedos, me dio un beso y me dijo que le gustaría volver a repetir en otra ocasion, que esa cola daba para más. Lo ayudé a salir y volví a dormir feliz.

Relacionados:

16
Feb

Relato gay venezolano: Se la tragó toda…

Últimamente he estado leyendo muchos relatos de acá y me he animado a contar una de mis experiencias, quizás la mejor, primero comienzo describiéndome, soy Carlos, tengo 25 años, soy moreno, mido 182cms, algo relleno, sexualmente soy activo y tengo un pene grueso de 16cms, soy del llano venezolano y como muchos tuve la oportunidad de estudiar en otra ciudad, específicamente en Maracay, Venezuela… siempre he sido bajo perfil, muy callado, nunca he llevado a alguien a casa, muy reservado. Ahora bien, hace unos 7 años cuando me mudé a la ciudad comenzaba el auge de las redes sociales, nunca fui muy amante a ellas, me aburría, hasta que un día ladillado en casa me puse a ver fotos morbosas, ni cuenta me había dado que el twitter como muchas otras redes la utilizaban para cuadrar, así que decidí abrir una cuenta de Twitter, solo para morboseo, colgar fotos desnudo y ver a otros de la misma manera, muchos me escribían y yo solo conversaba con ellos sin llegar a cuadrar algo, hasta que ya unos meses después con la cuenta recibo un DM (mensaje) el cual decía “Hola, agégame al pin XXXXXX”, por unos días hice caso omiso al mensaje, hasta que la curiosidad pudo más, decidí agregar al bbm a @maracaye… (algo así decía su nick), comenzamos a conversar un poco, conocernos virtualmente, sin llegar si quiera a morbosear, pasando muchas horas conversando, hasta que un día decidimos conocernos, siempre me ha dado cague llevar gente a casa, por cuestiones de seguridad, pero decidí invitarlo al apartamento, cuadrados para aquel 2 de febrero a las 4 de la tarde, estaba muy ansioso yo, ansioso y nervioso, se hacían las 2, las 3, las 4 de la tarde y aumentaba la respiración, el nerviosismo, se hicieron las 4:17 de la tarde, me llegó el mensaje “bajando por la constitución”, wow ¡que nervios!, le expliqué por dónde llegar y bajé por las escaleras, con muchas cosas en mente, cuando llego a la esquina veo a José, alto de unos 186cms, blanco, barbudo, un tipo delgado, muy guapo… -Verga, este tipo está muy chevere (pensé). Conversamos un poco, hasta que lo invité a casa, le ofrecí algo de beber, comimos chucherías, pasamos un buen rato conversando de nuestras vidas, algunas experiencias, los gustos… acostados uno al lado del otro, -me gusta oler, tocar, besar (exclamaba yo, ya pensando en otra cosa), -no me voy sin un beso (dijo él), -jajajaja, de verás quieres un beso? (muy extrañado yo, porque no había insinuado algo, -pues claro (asintió el con las manos al aire), decidí hacerlo, besar esos rosados labios, tocar esa poblada barba, abrazar a ese tipo que era más alto que yo, fue un beso largo, un beso que me dejó sin aliento, comencé a quitar su franela, me encantaba, besar su cuello, su frente, sus orejas, sus rosadas tetillas, uff! Que morbo estaba sintiendo por este tipo, me quitó mi franela, desabrochó mi pantalón, lamió mi ombligo y bajó hasta la ingle, bajó mi pantalón junto con el bóxer quedando mi pene al aire, solo para él, estaba muy babeado, a reventar, no aguantó y se lo metió a la boca, lo mamaba como nunca me lo habían mamado, me acosté en la cama y dejé que siguiera comiéndolo, me veía con esos ojos negros llenos de misterio, de morbo, me encantaba esa mirada, me excitaba verle pasar la lengua por el glande, por la base, por las bolas, era solo suyo, este tipo me estaba dando la mejor mamada que me habían dado en mi vida, hasta que decidí meter mano un poco y quité su pantalón, cuando lo bajé tenía unos bóxer azules, se le notaban unas grandes nalgas, besé su cuello, bajé hasta su espalda, respirando su olor, hasta llegar a su coxis, bajé sus boxers y wow unas nalgas blancas y grandes quedaron al aire, fue inevitable no resistirme a comerme tal manjar, las besé, las lamí, las mordí, joder me había embelesado por esa nalgas, ¡me encantaban! las abrí y metí la lengua en su culito, que cosa más rica, no podía despegarme de ahí, que culo tan rico tenía el barbudo, el machete mío estaba a reventar, hasta que le dije siéntate sobre mi cara, me fascinaba ese culo rico y nalgón, lo hizo y comenzó a mamar mi guevo de nuevo, que
vaina tan rica estaba sintiendo, me estaba pajeando con su boca, fue tanta la excitación que tenía, mamando ese culo rico, que fue inevitable que salieran unos tres chorros de caliente y espesa leche, cayendo en su cara y en la cama, que sensación tan rica sentía por José, seguidamente se fue a lavar, mi pene no bajaba, lástima que no tenía un bendito condón, quería metérselo, igual seguí comiendome ese culo toda la noche, rozando con la cabecita, con aquellas ganas de penetrarlo, acabé unas dos veces más, hasta las 6 de la mañana que ya era hora de ir a clases, nos dimos un baño juntos ya el guevo me dolía, ya luego de vestirnos, esperando la hora para salir nos sentamos en la cama y se acostó sobre mi, me pidió un beso, fue inevitable que se me volviera a parar, le enseñé mi bulto por encima del pantalón y sonrió, bajó el cierre y sacó mi pene, se lo metió en la boca, mirándome de nuevo, wow este tipo me encanta, me comenzó a pajear con la boca, comenzó a aumentar la respiración, los gemidos, que mamada tan rica me estaba volviendo a dar uff! Notó que iba a acabar y siguió mamando, wow uffff, creo que mis ojos se volteaban, que rica mamada, le llené la boca de leche, se quedó mirándome y me dice -que rica leche tienes, se la había tragado, que morbo! Nos levantamos, le di una nalgada y dije -vámonos, que llegaré tarde, ya saliendo -espera, falta algo, le clavé un beso de despedida, mejor dicho un beso de hasta pronto, porque no fue la última vez que nos vimos, ya luego contaré otras experiencias con el barbudo…

Relacionados:

10
Feb

Relato gay venezolano: Mi experiencia con un ladrón en la playa.

Hola buenas tardes, mi nombre es juan tengo 22, mido 1,83, soy moreno y de contextura gruesa y quiero contarles mi experiencia vivida hace 3 años. Mi padre tiene un hotel muy cercano a la playa en margarita en una zona residencial en donde no es muy común ver hoteles ni nada por el estilo. Un día nos contactan unos nuevos clientes y nos piden una habitación familiar a lo cual accedimos. Cuando llegaron eran una familia de 4 personas en la cual llegó un niño simpático con una apariencia de ambiente muy peculiar aunque era de closet. pasan los días de su estadía y todo marchaba bien, ellos por lo general solo dormían en el hotel y pasaban el día en otras playas. La noche antes de que ellos se fueran yo estaba hablando por teléfono con mi mejor amiga y caminaba poro las instalaciones del hotel y me siento por los alrededores de la piscina, la habitación de aquel muchacho quedaba muy cerca a la piscina y cuando me percato el estaba sentado en la parte de afuera de la habitación fumándose un cigarrillo y yo procedí a lo mismo mientras seguía hablando por teléfono y hacía contacto visual con el. Esto duró así como por unos 10 minutos aproximadamente cuando veo que el se pone de pie y se dirige a la salida de la playa, yo dejo que el pase, espero un poco y me pongo de pie y me voy tras el. Cuando llego a la salida veo que la puerta estaba cerrada con candado y veo que el quiere salir pero no puede y me acerco y le abro la puerta, me da las gracias y sigue bajando. cuando el iba bajando yo me le peo atras en eso veo que se para y se me acerca, yo me pongo nervioso y le digo a mi amiga que la llamo en unos minutos porque se me apagaría el teléfono.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

07
Feb

Relato gay venezolano: Mi primera Experiencia en Trio

Hola Saludos he visto muchos relatos interesantes en esta página y bueno me anime a escribí mi historia y bueno prefiero mantener mi nombre en anonimato así que aquí me llamare José yo tengo 24 años soy del Estado Portuguesa un chamo trigueña serio no muy alto delgado pero tengo mi cuerpo definido puesto que voy al gym bueno para hablar un poco de mi soy muy reservado tanto que mis primeras experiencias sexuales fueron a esta edad y bueno aquí es q comienza todo

Yo comencé a entrar en una pagina de chat por curiosidad y bueno con esperanzas de conocer a alguien bien y comencé a conocer gente y eso Hasta que un día conocí a un chico el me pidió mi numero se lo di pero ni pendiente el caso es que al tiempo el chamo me volvió a escribir pero sin embargo no le paraba mucha bola porque me escribía pero no era muy conversador y a veces me fastidiaba jaja pero bueno el caso es que me siguiente escribiendo y hasta fotos me mando.

De repente un sábado llegaba yo de un curso que estoy haciendo y me escribe a el lo llamare pedro y me dice que vas a hacer en realidad me sorprendió porque pensé que me diría que saliéramos muy de noche por ahí y ps como no salgo mucho me pareció extraño, yo le dije que nada que solo estaría en casa aburrido y me dice que si quiere que salgamos y yo bueno en realidad estaba super aburrido y dije dentro de mi será? El caso es que le pregunte que si me vendría a buscar y me dijo que si que tenia un pana que le.podía hacer la vuelta y que también era inventor, en realidad me dio miedo pero la curiosidad me mataba le pregunte que si su amigo era serio y me dijo que si que los dos eran activos y full serios y acepte y dije bueno que sea lo que dios quiera jaja.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

02
Feb

Relato gay venezolano: Locura en la discoteca

En estos diss salí con unos amigos a una disco gay. Tenía tiempo sin ir a bailar y dudé un rato de salir a la pista entre tanto animal caliente. Pero ya mis amigos bailaban, la música y el ambiente hacen su efecto y pronto me lanzo a bailar con furia. Oh si que placer estar allí rodeado de cuerpos sudorosos, calientes, pulsantes, chicos divinos todos. No pasarían tres minutos cuando este chamo bien guapo se me acerca y lo siento bailar cerquísimo de mí, nuestros cuerpos se tocan a cada momento. Es él que me busca y me soba con su cuerpazo.
Volteo a verlo y no puedo creer lo caliente que esta. Me mira muy
seductoramente, deseándome. Me siento divino, deseado por un joven menor que yo, tengo 26, y esos son mi máxima debilidad. Yo le devuelvo la mirada y le sonrío,lamiéndome los labios involuntariamente.

Seguimos bailando como diez minutos mas, acercándonos mas y mas y
bailando mas y mas caliente. Este chamo se las trae, como se mueve, buscándome. De repente siento una leve presión en mi cadera, sincroniza sus movimientos con los míos, siento que se me pega con su cadera, pone su mano en mi cintura y yo en la de él. El chico es duro de cuerpo, pero suave de piel. Tiene un olor sumamente erótico, salvaje. Lo miro de arriba a abajo y noto su verga erecta bien dibujada en sus jeanes apretados al cuerpo. El se da cuenta de mi mirada fuerte y se pone de frente a bailar pegándome su bulto a mi cuerpo. Le sonrío seductoramente, me guiña el ojo y también se lame los labios. Oh, me provoca comérmelos ahí no más.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

30
Ene

Relato gay venezolano: experiencia en Río Chico

Siempre he querido contar mi experiencia sexual con alguien y curioseando encontré esta página y la manera de hacerlo.
Resulta q hace tiempo era para mí muy común ir a la playa casa 15 días o cada mes, pues así hice amigos en la zona llamada Caño Copey, gente que viven y trabaja allí, yo iba con mi familia a una casa de esas q alquilan por temporada, una casa con acceso a los canales de navegación y que tiene un mini puerto pesquero junto a la casa, bueno para no dar más largas al asunto les cuento q tuve problemas con mi pareja y terminamos, entonces decidí irme solo a la playa y alquilar la casa, así lo hice y me fui, cuando llegue al pueblo de San José de Río Chico me apertreche de bebidas y comida ya que la casa la alquilan con todo, nevera, cocina, lencería, etc, la alquile por todo el fin de semana, desde el viernes hasta el domingo, cuando llegue me encontré al lado de la casa con unos pescadores conocidos que siempre que iba les compraba pescado y ya nos habíamos hecho amigos, de una vez preguntaron por mi familia y sin muchas explicaciones les dije q estaría solo todo el fin de semana, a lo que me dijeron entonces ahora venimos y nos tomamos unos tragos, yo asistí y les dije q ahí tenía unas botellas de Vodka, jugó de naranja y hielo, y ellos me dijeron que traerían Ron, así acordamos y se fueron.
Cuando llegué a la casa eran como las 11:00 am, acomodé las cosas y limpie un poco la casa, terminé a las 2:00pm y me fui a la playa que está apenas 100 metros de la casa, me lleve, esterilla, toalla, una cava con hielo, Vodka y jugo de naranja, además de mi bronceador, estando en la playa me llegó Felix un amigo q conocí allí y que tiene un kiosko donde prepara el mejor lebranche al ajillo q he comido, me saludó y como de costumbre me ofreció pescado y le dije q si, se fue y yo seguí tomando y bañándome, el pasarme bronceador por todo el cuerpo me excito tanto que me fui a bañar y dentro de la playa me quite el traje de baño y nade desnudito por un rato, por ser viernes no había gente cerca, pero no me percaté que Felix estaba viéndome, salí y cuando estaba fuera llegó Feliz y me dijo que me había visto desnudito y que se me veía bien, sorpresa para mí que no estaba acostumbrado a recibir un comentario de mi cuerpo de hombre y me dejó mudo, a lo que me pregunto si yo tenía alguna inclinación gay, no sabia que responder y el vodka ayudó a mover mis labios y decir que si pero que jamás había tenido relaciones con un hombre, solo vídeos y mastubacion, entonces entablamos una larga conversación al respecto y me dijo que si yo quería el me podía iniciar, definitivamente los tragos me hicieron decir que si, para que se den una idea soy blanco 1,85cm, totalmente depilado y tengo buen cuerpo, voy al gym y me mantengo en forma, el es un morenote muy fornido clásico de su raza, en fin me invitó a su kiosko y allí dentro me desnudó y comenzó acariciar todo mi cuerpo que temblaba como gelatina, luego se quitó el short y me presentó el tremendo miembro que tiene, yo estaba asustadizo y no sabía que hacer, me puso en 4 pata y me mamo mi culito virgen hasta ese momento, les cuento que fue algo inexplicable, divino, luego me volteó y me besó en la boca, me mamo las tetillas y mi pene que tienen 17cm, cuando me puso a que le mamara el guevo vi que grande era que no cabía en mi boca, debe medir como 25cm y bien grueso, pero cuándo comenzó a penetrarme sentí que me rompía por dentro y apezar que lo hizo muy sutilmente me dejó muy adolorido pero increíblemente satisfecho por mi primera experiencia sexual con un hombre, algo extraordinario y que lamento no haber hecho mucho antes.
Luego les cuento lo que pasó esa misma noche, el sábado y el domingo, un fin de semana inolvidable!

Relacionados:

23
Ene

Relato gay venezolano: EL GANDOLERO

Hola muchachos! Me he puesto a leer sus relatos y pues me animé a contarles esta experiencia que tuve hace unos 8 años atras. Es algo largo, pero es que debia contar cada detalle. Por razones de discrecion me presentaré como Paulo. Soy un chamo trigueÑo, delgado, cuerpo atletico, ojos miel, mido 1.75cm, amargado pero tambien tengo mi toque de simpatia eh? Soy de Barqto, 26 años. En fin, todo comenzo a traves de una pagina de chat que me pitaron unos panas donde conociendo y conociendo me tope con este hombre que en aquel entonces tenia 34 aÑos, al cual llamare Jorge. Al principio, me pertubaba su edad puesto que yo tenia 18 y acostumbraba conocer chicos no mayores de 25. Me habia contado que era de Cagua, estado Aragua, casado, de oficio gandolero, tenia 2 hijos, una vida hetero pues, cosa que me incomodo aun mas. Ya nos habiamos visto por webcam y me dijo que le parecia simpatico, cosa que fue reciproca puesto que era un hombre trigueño, de 1.80cm de estatura, barbudo, ojos verdes, robusto, con barriguita, pero un pecho semi-velludo, una espalda y unos brazotes que nada mas de verlo sentia una discoteca en la pepa del culo. Me habia confesado que nunca habia experimentado con un hombre y con un chamo de mi edad muchisimo menos. Un dia me comento que la empresa donde trabajaba lo mando a hacer una entrega en Cabimas, edo. Zulia y que pues obviamente iba de paso por Barqto y me invito a que lo acompaÑara y me quedara en un hotel con el alla y tal… Me negue enseguida, a esa edad era muy inseguro, me daba cague irme con un extraÑo asi no mas.
A la maÑana siguiente se pone en contacto conmigo para quedar en vernos, yo para no quedar como el pajuo pues acepté con la condicion que fuera en la periferia de la ciudad por miedo a encontrarme con familiares o amigos mientras estuviese con él. Quedamos en vernos en la autopista, especificamente en la E/S Las Piedras, al lado del Hiperlider Yaritagua, asi que sin pensarlo 2 veces me monte en un libre y me fui. A medida que llegaba al destino sudaba frio, me temblaban las manos, estaba cagaisimo… Unos kilometros antes de llegar le aviso que estaba cerca, le di las caracteristicas del taxi y dijo que estaria pendiente y tal. Apenas llego, veo que hay como 5 gandolas estacionadas a un costado de la E/S, me bajo del taxi e inmediatamente se baja aquel hombre exhibiendo todo esa virilidad, por mi cabeza pasaban las mil y unas cochinadas de nada mas verlo, ya se me estaba parando el guevo. J: Hasta que por fin te veo carajito lindo. Yo: Todo tuyo, mi amor. En eso pone cara de morbo, me abraza, me aprieta las nalgas y dice J:Todo mio? Ah bueno, vamos a comernos todo eso pues. Sin pensarlo dos veces y sin perdida de tiempo, subimos a la gandola, nos empezamos a besar, el bicho me metia la lengua hasta la garganta, a medida que me besaba, me tocaba el culo y yo le frotaba aquel bulto que estaba que explotaba.

Continuar viendo las fotos »

Relacionados:

El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenvenezuela.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.